Seleccionar página

¿Qué reformas puedo hacer como usufructuario?

Si algo es importante en esta vida, eso es tener un hogar que se adapte a nuestras comodidades, necesidades y preferencias personales. Por ello, cada vez es más común que algunas personas, sobre todo dentro del sector que abarca una edad más avanzada, decidan desprenderse de la plena propiedad de su vivienda preservando el usufructo de la misma y sacando provecho de la nuda propiedad.

Esta circunstancia permite hacer pleno uso de la vivienda y garantiza una mejora del nivel de vida, lo que supone un momento ideal para realizar reformas en el hogar que faciliten la movilidad y la ejecución de las tareas del hogar, además de incrementar la seguridad y comodidad del inmueble a las personas más mayores. Teniendo todo esto en cuenta, cabe destacar que ambas partes de la plena propiedad de una vivienda están sujetas a ciertas condiciones que es importante que ambos conozcan.

A partir de ahora abordaremos qué tipo de reformas puede realizar el usufructuario de un hogar, ya que es lógico que, si vives en una casa, tengas el derecho a acondicionarla para su uso y disfrute, por lo que el usufructuario, evidentemente, posee el derecho a realizar todo tipo de reformas y obras que mejoren la condición de la vivienda, como pueden ser sistemas de agarre en determinadas zonas o ampliación de pasillos, pero debido a que no son dueños de la totalidad del inmueble, existen otro tipo de labores de carácter más estructural que no pueden tomarse la libertad de realizar:

Todo tipo de cambios relacionados con la distribución de la casa, como derribar muros para crear un salón-cocina o unir dos habitaciones, solo se pueden llevar a cabo por un pleno propietario.

Serán solo las obras para mejorar el hogar, como puede ser reformar la cocina para actualizar sus electrodomésticos, las que correrán a cuenta del usufructuario, que deberá cargar con los gastos, mientras que el nudo propietario NO puede hacer ningún tipo de reforma.

Vivir con seguridad, es vivir tranquilo

Es inevitable que, con el paso del tiempo, cada vez nos cueste más realizar cualquier tipo de esfuerzo hasta que las tareas cotidianas del hogar puedan resultar incómodas y esto afecte a nuestro nivel de vida, todavía más si se ha sufrido cualquier tipo de lesión.

En este tipo de situaciones, es absolutamente necesario adaptar la vivienda para garantizar la máxima seguridad y comodidad, pero también es necesario planificar qué tipos de reformas son las más adecuadas para cada caso y cómo realizarlas.

El primer punto a tener en cuenta es eliminar los posibles obstáculos que haya en el hogar como muebles bajos, inestables, alfombras que puedan ocasionar un resbalón etc. Es importante mantener la identidad del hogar, ya que estará plagado de recuerdos y elementos de valor, pero hay que priorizar la utilidad y la peligrosidad que puedan generar todo tipo de objetos que haya dentro de la casa.

Por otro lado, uno de los principales deterioros más comunes entre las personas de avanzada edad es la vista, por lo que conviene iluminar bien cada habitación y los sensores de movimiento que activen las luces son ideales para ciertos espacios como pasillos o baños, en los que se pasa menos tiempo y se acude más veces.

Teniendo en cuenta estas estancias, también será necesario valorar el tamaño de las puertas y de los corredores, sobre todo si se hace uso de sillas de ruedas, así como el del teléfono, es preferible que tenga teclas suficientemente grandes para facilitar el uso y que sea inalámbrico, la comunicación es uno de los factores más importantes.

Por otro lado, desde Mas Vida recomendamos no precipitarse, existen multitud de reformas que pueden requerir modificaciones que afecten a la comunidad de vecinos o suelos municipales, además hay subvenciones y ayudas para realizar este tipo de actuaciones, por lo que es preferible estudiar cada caso.

Además, también es muy común lanzarse de lleno a la piscina y llenar la vivienda de dispositivos de seguridad, pero siempre es mejor incluir lo estrictamente necesario y primar el orden y la libertad de espacio.

Las reformas en casa más populares para las personas mayores

A continuación, nos centraremos en las modificaciones más importantes según cada zona del hogar:

Baño

Casi el 50% de las caídas de las personas mayores ocurren en esta estancia. El baño es una zona íntima de uso diario y es importante que ofrezca la seguridad y comodidad necesaria. Lo más recomendable es asegurar las paredes con barras de sujeción a la salida y entrada de la ducha, un asiento donde poder sentarse en el interior y materiales antideslizantes. Otro elemento muy útil es el deshumidificador, ya que el vapor generado por la humedad y el calor hace que la mayoría de las superficies de la habitación se vuelvan resbalosas.

Cocina

Lo más común en este espacio es modificar los armarios y estanterías de forma que no queden puertas abiertas, quitándolas o simplemente añadiendo puertas correderas. Las placas de inducción, los hornos y el microondas con puertas laterales son los mejores aliados a la hora de cocinar, sobre todo si se incluye un detector de humos para evitar riesgos.

En cuanto a los muebles de cocina, es muy común que haya ciertos elementos móviles como mesas auxiliares, es mejor sustituir las ruedas de las patas por almohadillas que mejoren la adherencia al suelo y que conviertan estos muebles inestables en puntos de apoyo.

Dormitorio

En muchos hogares, los dormitorios se sitúan en plantas elevadas, nada más alejado de la comodidad de una persona mayor. Si no es posible trasladar la habitación a la planta baja, se recomienda instalar un elevador en la escalera. También es mejor situarlo cerca del baño si no dispone de uno propio.

La altura de la cama debe ser adecuada y es preferible que disponga de una silla para colocar la ropa. También es adecuado colocar el teléfono y los interruptores a mano, de forma que no haya que levantarse siquiera.

Salón

La sala de estar, como su propio nombre indica, es una de las estancias en las que más tiempo se invierte. El sofá o sillón ha de ser cómodo y también debería tener una altura adecuada. Asimismo, también se recomienda acceso a un teléfono y las persianas eléctricas son ideales para aquellos salones con grandes ventanales. Por último, el espacio y el orden es indispensable para facilitar el paso y hacer la vida más agradable.

Conclusión: Mejorar o acondicionar la casa para el usufructuario, sí. Reformas estructurales, no.

Los hogares son un claro reflejo de las personas que viven en ellos y envejecer en una vivienda adaptada para poder vivir con total comodidad y sin miedo es de capital importancia para todo el mundo. Por eso, los usufructuarios deben velar por su salud y acondicionar su hogar según cada situación personal, eso sí, siempre conscientes de que no podrán realizar reformas estructurales.

A lo largo de este artículo hemos reflejado de una forma general los tipos de acondicionamiento más habituales, pero cada caso es particular, por lo que, desde MAS VIDA, como expertos en nuda propiedad, estamos a vuestra completa disposición para orientar sobre qué tipo de reformas se pueden hacer o cuáles son más convenientes en cada situación.

2 Comentarios

  1. Jesus maria garitaomandia

    Vivo en un piso en usufructo vitalicio teniendo todo electrico y queria cocinar un evento numeroso para cocinar ese dia con gas butano pero la dueña me dice que me lo prohibe .Lo pude hacer?

    Responder
    • Mas Vida

      Hola Jesús, gracias por ponerte en contacto con nosotros.

      Respondiendo a tu pregunta, sí que puedes hacerlo.

      Si tienes cualquier duda, puedes llamarnos en cualquier momento al 910 413 840.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados: