Segundas residencias y nuda propiedad

Segundas residencias y nuda propiedad

Segundas residencias como solución para afrontar la crisis

La heredaste o la compraste en un buen momento. Llevas años disfrutándola y también manteniéndola; es decir, pagando los gastos e impuestos habituales: cuota de comunidad, Impuesto de Bienes Inmuebles, seguros, consumos y mantenimiento de luz y agua…Situada en la playa, en la montaña, o en una zona más alejada del caos urbano. Este tipo de vivienda se le da el nombre de segunda residencia. Una propiedad de la que haces uso en tus vacaciones o en tus viajes de fin de semana. O incluso en periodos más largos si ya has llegado a la jubilación.

Hasta el momento has podido hacer frente al desembolso sin problemas, pero, de pronto, llega el coronavirus y hace tambalear el sistema económico, surgen nuevas situaciones a las que hacer frente económicamente o simplemente quieres tener la oportunidad de disfrutar más de tu jubilación. Para hacer frente a estos problemas es preciso hacer ciertos recortes o conseguir una inyección de capital, y cuando empiezas a ver tus gastos mensuales y anuales, ves que una buena parte de tu economía mensual pertenece a los gastos de los bienes inmuebles. Es en este tipo de momentos cuando uno se plantea una cuestión muy importante: ¿vendo mi segunda residencia o sigo disfrutándola?

Desde Mas Vida te planteamos una tercera opción: ¿Por qué no las dos? Esta tercera opción puede parecer imposible de realizar a priori, ya que, ¿Cómo puedo vender mi casa y seguir disfrutando de ella? A esta clase de operación, que cada vez está cogiendo más fuerza en España y en Europa, se le llama venta de la nuda propiedad.

Pero, ¿Qué es una nuda propiedad? ¿Qué implica? ¿Engloba este concepto a las segundas residencias? Vamos a explicarte todo detalladamente para que tengas opciones sobre la mesa en el caso de que plantees vender una de tus viviendas.

 

¿Qué es la nuda propiedad?

 

La nuda propiedad es el derecho de una persona sobre una cosa de la cual es propietaria a nivel legal, pero de la que no puede hacer uso, es decir, posee la titularidad, pero no el usufructo de ese bien. La posesión y disfrute de ese bien estará en manos de un tercero, dando lugar a lo que se conoce como derecho de usufructo.

En resumidas cuentas, consiste en en la titularidad de un bien, aunque no conlleva su goce o posesión. Así, la plena propiedad se tendrá cuando usufructo y nuda propiedad coincidan en la misma persona.

En el caso de los bienes inmuebles, la venta de la nuda propiedad consiste en que el propietario de una vivienda vende la titularidad de su casa a cambio de percibir un dinero en un pago único o en pagos periódicos ( lo que se denomina renta vitalicia) y le permite continuar disfrutando de la vivienda hasta que fallezca.

La principal ventaja de la venta de la nuda propiedad es que puedes seguir usándola de por vida a la vez que consigues unos ingresos extra por su venta.

Como se vende la titularidad, el individuo deja de ser el dueño y pierde la propiedad de la casa para siempre. Pero, sin embargo, se asegura el pleno derecho al uso y disfrute de la misma hasta su fallecimiento.

Este tipo de operaciones son más ventajosas si los propietarios de la vivienda tienen más de 64 años y es su vivienda habitual, ya que no están sujetos al pago de impuestos por el incremento del patrimonio en el IRPF. Es por ello que, aunque esta alternativa está al alcance de cualquiera, es más habitual entre los jubilados que necesitan complementar su pensión o liquidar ciertas cargas para vivir con un mayor desahogo.

 

Venta de la nuda propiedad en segunda residencia

La venta y adquisición de la nuda propiedad es totalmente válida para cualquier vivienda, y esto incluye por supuesto a las segundas residencias.

A continuación, vamos a enumerar una serie de ventajas que se pueden obtener al vender la nuda propiedad de tu segunda vivienda:

  • Es una manera de disponer de liquidez inmediata (mediante un pago único) o periódica (mediante una renta mensual extra que puede ser de por vida o durante el tiempo acordado con el comprador) y seguir disfrutando de tu segunda residencia como venías haciendo hasta ahora ¡o durante el tiempo que quieras!
  • Solo se asumen los gastos propios del uso de la vivienda. Es decir, solo pagarás por la comunidad, luz, agua y calefacción. Evitando así las derramas extraordinarias, el Impuesto de Bienes Inmuebles y el seguro de continente.
  • Incrementar las posibilidades económicas para contratar cuidados médicos, asistencia domiciliaria, acceder a actividades de ocio como viajes, etc.
  • Con el ingreso obtenido por la venta de la nuda propiedad es posible acometer reformas tanto en la primera como en la segunda vivienda. Esto puede ser de especial utilidad para aquellas personas mayores que necesitan adaptar la vivienda por diversas cuestiones.
  • Tener la posibilidad de vender el usufructo si ya no se desea seguir usando la casa, lo que supone una inyección de dinero adicional.
  • Repartir la herencia de manera anticipada: es una forma de repartir el valor de la nuda propiedad y ayudar a sus hijos o herederos mientras continúa disfrutando del usufructo de la misma.

En Mas Vida queremos enumerar una ventaja que nos parece de suma importancia y que no es tan comentada: al tener acceso a una pensión complementaria, podrás disfrutar de una mejor calidad de vida y esto repercute directamente en un incremento de la esperanza de vida. ¡Las estadísticas demuestran que con un mayor poder adquisitivo vives más!

Y atención, porque esto no ha acabado aquí…. Todavía existen otras ventajas que debes de saber…

 

Alquilar después de vender la nuda propiedad

Imagina que, tras vender la nuda propiedad de tu segunda residencia, sigues haciendo el mismo uso que le dabas antes, es decir, la disfrutas durante cortos periodos de tiempo durante tus vacaciones.

Entonces, ¿existe la posibilidad de alquilar la vivienda durante el resto del año a un tercero después de haber vendido la nuda propiedad?

La respuesta es sí, puedes alquilar tu segunda residencia al precio que creas conveniente y no supondrá ningún problema para la anterior operación de compraventa.

Esto se recoge en el Art. 480 del Código Civil:

“Podrá el usufructuario aprovechar por sí mismo la cosa usufructuada, arrendarla a otro y enajenar su derecho de usufructo, aunque sea a título gratuito, pero todos los contratos que celebre como tal usufructuario se resolverán al fin del usufructo, salvo el arrendamiento de las fincas rústicas, el cual se considerará subsistente durante el año agrícola.”

A continuación, te dejamos algunas opciones para alquilar la vivienda sobre la cual has vendido su nuda propiedad:

Alquiler de larga duración

Si no acudes a tu segunda residencia en largas temporadas, esta vivienda puede ser ideal para ponerla en alquiler durante épocas prolongadas en el tiempo. Esto te permite percibir ingresos extras mes a mes de una manera constante, por lo que es muy importante elegir con precaución el perfil de los arrendatarios, ya que les estás dejando tu casa y siempre puede darse alguna sorpresa desagradable, en forma de desperfectos o (peor) de impagos.

Alquiler vacacional

Si tu casa está en un destino turístico o en una ubicación atractiva, puedes optar por el alquiler vacacional. En este caso es importante asumir que, al tratar con más inquilinos, también hay que estar atento ante posibles desperfectos, por lo que tampoco hay que descuidar la atención al perfil de los arrendatarios. Con esta modalidad, puedes hacerte con unos ingresos bastante considerables, sobretodo en verano, la época más demandada en el turismo y por lo tanto la más fructífera para el alquiler.

Es importante destacar que el alquiler vacacional no impide que disfrutes de tu casa, ya sea en la playa o en la montaña: puedes reservarte un tiempo para ti y tus familiares y dejarla en alquiler el resto del verano o del año.

Hay un aspecto muy importante que debes saber: El contrato de arrendamiento finalizará en el momento en que finalice el usufructo, aunque se hubiere pactado un plazo mayor. Además, no es necesario tener el consentimiento del nudo propietario para ponerlo en alquiler, aunque sí que es recomendable informarlo.

Este tipo de operaciones requiere tiempo y dedicación, por lo que desde Mas Vida nos encargamos también de gestionar el alquiler de tu vivienda de acuerdo con la variante que más se ajuste a tus necesidades y nos aseguramos de que, cuando vuelvas, te encuentres la vivienda en las mismas condiciones que la dejaste.